Archivo

Posts Tagged ‘ciencia’

La homeopatía y sus ¿principios? básicos

Martes, 4 de septiembre del 2012 Deja un comentario

¡Hola amigo magufo!

Hoy me han citado la web de ABChomeopatía para responderme, esta parte en concreto, donde dice en qué principios se basa la homeopatía. En este artículo voy a intentar despiezarla poco a poco para que se vean sus fallas y comprendas donde están algunos de los muchos fallos de la homeopatía.

Iré citando en cursiva y pondré mis respuestas después. Empecemos pues.

“Hahnemann descubrió que los remedios homeopáticos preparados a partir de minerales, vegetales y animales, y diluidos en mínimas concentraciones tienen un alto poder de curación a través de la estimulación de la fuerza vital del organismo.”

En realidad, Hahnemann no descubrió nada. Hahnemann tomó una dosis de cinchona, tras la cual experimentó unos síntomas que él intuyó que eran los mismos que la malaria. De ahí sacó su principio de “lo que causa unos síntomas en un paciente sano, puede tratar los mismos síntomas en un paciente enfermo”, o “lo similar cura lo similar”, que es la base de la homeopatía. Este primer principio ya va en contra de lo que sabemos: si tomamos algo que produce esos mismos síntomas, no nos cura, sino que empeoramos. Por tanto, Hahnemann se inventó (que no descubrió) el otro principio de la homeopatía: para que la sustancia cure, hay que diluirla. Fíjate en el hábil truco del segundo principio de la homeopatía: al diluir, eliminamos el poder tóxico de la sustancia que sea y además, tenemos más solución por menos materia prima. Un chollazo vamos. Sobre la estimulación de la fuerza vital sólo hay una cosa que decir: hasta ahora, no hay ni una sola evidencia de que esa fuerza vital exista. Y han habido muchos intentos de detectarla, que conste.

“Los principios más importantes de la Homeopatía son los siguientes:”

Sorpréndeme…

“- El enfermo reacciona en una forma particular e individual ante la situación que lo aqueja.”

Curioso. Casi todos tenemos los mismos órganos, las mismas encimas, las mismas proteínas,… pero al parecer, funcionan distinto en cada paciente. Más curioso todavía es que los remedios que se venden son al por mayor, así que la individualidad del paciente, ¿dónde queda exactamente?

“- La selección del remedio homeopático se basa en la totalidad de los síntomas de la persona.”

Entonces, ¿se tratan los síntomas y no la causa subyacente? Por poner un ejemplo, si hay un paciente con legionelosis, que está causada por una bacteria, ¿al tratar los síntomas también tratamos a la bacteria? ¿Hacemos que el cuerpo trate a la bacteria? ¿Cómo puede ser que la homeopatía se pase por el arco del triunfo tantos años de teoría bacteriana?

“- El uso del remedio homeopático no es para curar una enfermedad específica sino para fortalecer
propio sistema de defensa.”

¿Fortalecer? ¿Con qué? ¿Me estás intentando decir que el cuerpo detecta una forma en el agua que relaciona con una enfermedad, y crea anticuerpos para esa enfermedad? ¿Así sin más? ¿Qué parte del cuerpo es exactamente la que se encarga de reconocer la forma del agua? Esta ¿respuesta? suscita más preguntas y además, es un argumento desde la ignorancia. No se puede tomar como respuesta válida.

“El propósito principal de la Homeopatía es el de fortalecer al organismo a través de la estimulación del poder de  curación intrínseco del cuerpo, por medio del incremento de la eficacia de los sistemas inmunológico y de defensa.”

¿Cómo? De nuevo, esta respuesta no es válida, porque surgen muchas más preguntas.

“Comprobó, asimismo, que debido a la alta dilución de los remedios, éstos no provocan ningún tipo de efectos colaterales o secundarios.”

Aquí si admito lo de comprobó, porque realmente lo hizo: cualquier tóxico lo suficientemente diluido acaba siendo inocuo.

“La Homeopatía es un sistema de curación científico y efectivo”

La homeopatía es de todo menos científico. Lo de efectivo lo veremos después (respuesta adelantada: no, no es efectiva).

“Además, reconoce y promueve el concepto de que todos los síntomas que manifiesta un organismo enfermo son la expresión de la falta de armonía de la persona como entidad total.”

La armonía es la primera asignatura de Medicina. Armonía del cuerpo humano I, troncal, 12 créditos. Vamos no me jodas. Tiene que haber un equilibrio, pero no un equilibrio al estilo que lo plantea la homeopatía.

“En la Homeopatía, los síntomas (por ejemplo el dolor de cabeza, la fiebre, el dolor de las articulaciones, etc.) no son considerados la causa de la enfermedad, sino que son vistos como la manifestación del desequilibrio de la persona.”

Hay muchas enfermedades que cursan con los mismos síntomas. ¿Los tratan a todos con lo mismo? Y de nuevo, ¿un desequilibrio de qué? Volvamos a la legionelosis. ¿Cuál es el desequilibrio ahí?

“En la medicina convencional, los remedios son seleccionados de manera tal que puedan anular, extinguir y suprimir los síntomas del paciente, a través de una acción opuesta a la que éstos tratan de expresar.”

En la Medicina, se trata de curar al paciente. Si es legionelosis, antibiótico para matar a la bacteria; pero si es un resfriado, para el que no hay cura, pues se alivian los síntomas como buenamente se pueda. En la Medicina convencional, se trata la causa subyacente, no síntomas.

En su libro Psique y Sustancia, el homeópata Eduardo Whitmont, MD., recuerda cómo en sus días de estudiante, sus compañeros:[…] solían actuar una pantomima llamada ‘El pelo en la sopa’. La representación mostraba la reacción de cuatro personas diferentes al encontrar un pelo en su plato de sopa:

– La primera tiene un furioso ataque de enojo y le arroja el plato con la sopa al mozo que le está sirviendo.

– La segunda persona pone cara de disgusto, menea la cabeza en forma resignada, se pone el saco y se va del restaurante silbando una canción.

– La tercera persona se pone a llorar porque a él le pasan siempre las peores cosas.

– La última persona mira el pelo, lo pone a un lado, toma la sopa y pide otra porción.

El hecho de que cada individuo reaccione en una forma específica e individual a la presencia del pelo en la sopa se compara de manera muy interesante con la forma en que la Homeopatía valoriza la reacción individual de cada persona a su enfermedad.”

Esta es, de largo, la cosa más estúpida que he oído nunca. Experimento demostrativo: abrid la botella de butano y encended el mechero. A ver si es verdad que  hay una reacción individual en cada ocasión… El cuerpo humano se rige mediante reacciones químicas (hasta donde sabemos), y las reacciones químicas funcionan sólo en una dirección, nos guste o no. Decir que el cuerpo humano tiene personalidad intrínseca es muy atrevido, justo después de decir que la homeopatía es científica.

“Uno de los principios generales de la medicina tradicional, también conocida como alopatía, es la evaluación de la enfermedad—y su consecuente diagnóstico y tratamiento— como un grupo de síntomas básicos y comunes.”

La Medicina tradicional, también conocida como la medicina que funciona, observa los síntomas para intentar detectar la causa subyacente y tratarla. Según sean bacterias, virus u hongos, por ejemplo, se utilizarán tratamientos distintos. La prioridad de la medicina es curar al paciente, sea cual sea la afección, no la de tratar los síntomas. Y que semejantes personas tengan el título de medicina asusta. No han aprendido nada. No han comprendido el método científico.

¿Por qué si la homeopatía es tan efectiva, acaba fallando en cada estudio medianamente riguroso que se hace? ¿Por qué si es tan efectiva, no consigue que yo me duerma tras tomarme una caja entera de pastillas homeopáticas para dormir? ¿Por qué tampoco lo consigue, si tomo las dosis al pie de la letra como dice en la caja? ¿Por qué no lo consigue con un amigo al que engañé? Este es un experimento que podéis hacer. Decidle a alguien que le vais a dar un caramelo, y dadle una pastilla para dormir homeopática sin decirle lo que es. Seguirá despierto tan campante. No tengáis problema por los efectos adversos, recordad que una de las maravillas de la homeopatía es que no hay efectos secundarios (después veréis que tampoco los hay primarios).

Sea cual sea vuestra experiencia, recordad que no os podéis fiar de vosotros mismos, que los humanos somos fábricas de provocar errores, y cuando nos aluden a nosotros, provocamos todavía más errores. Necesitamos el método científico. Es lo mejor que tenemos para averiguar cosas objetivas de la realidad.

“Hay cosas que no son estudiables mediante la ciencia”

Viernes, 10 de agosto del 2012 2 comentarios

¡Hola amigo magufo!

Tu argumento de hoy deja mucho que desear. Sé que lo ves lógico, sé que para ti es coherente,… pero no lo es. Ni remotamente. Antes de entrar en el propio argumento, debes entender bien qué es el método científico: de dónde viene y por qué lo consideramos la mejor herramienta que tenemos para saber cosas del mundo que nos rodea.

Para entender el método científico por encima, bastan algo más de 5 minuto. Exactamente, lo que dura este vídeo del fantástico programa El mundo de Beakman:

Como dice al final del vídeo, lo podemos resumir en:

  1. Problema
  2. Hipótesis
  3. Experimentación
  4. Conclusión
  5. Hipótesis Nueva

¿Te suena de algo esta estructura? ¿Nada? Vale, yo te ayudo. Esto que ves aquí es, salvando las distancias, el proceso de ensayo y error, que ha utilizado cualquier persona durante su vida. Probamos algo, vemos lo que pasa, y si la cagamos, retocamos y volvemos a probar. No hay ningún procedimiento mágico ni hay que formar parte de ninguna élite. Todo el mundo puede hacer ciencia.

Pero volviendo al tema del artículo (que hay cosas que no son estudiables mediante la ciencia), debemos fijarnos en el punto 3, la experimentación. ¿Hay algo que  no se pueda probar mediante experimentación? O quizá antes, ¿a qué podemos llamar experimentación? Llamamos experimentación a medir, es decir, a detectar el fenómeno de interés. De esta manera, si lo detectamos, podemos experimentar y si podemos experimentar podemos hacer ciencia. Cualquier cosa que percibamos, es susceptible de ser analizada científicamente, lo que viene siendo todo el mundo real.

Hoy deberías haber comprendido por qué tu argumento no es válido. Cualquier cosa que experimentes puede ser analizado científicamente, por el mero hecho de que la puedes detectar. Simplemente debes ir cambiando las otras variables que influyen para ir experimentando con el fenómeno.

Así de sencillo.

Hay que demostrar nuestras equivocaciones lo más rápido posible, es la única manera de avanzar.

Richard Feynman